Make your own free website on Tripod.com

OM

 

..... Cualquier cosa que hagan en el campo espiritual deben hacerla como un ejercicio espiritual, con el pleno conocimiento de la importancia que tiene para su progreso. Muchas personas no saben que el Om o Pranava es la unión de tres sonidos: a, u y m. Cuando escriben la palabra Dios, no la pronuncian de-i-o-ese, la pronuncian Dios. Así también, el Aum se pronuncia Om. El Om tiene una secuela, un sonido m que va desvaneciendo hasta que finalmente se termina en silencio, un silencio que se debe sentir y experimentar. El Pranava era enseñado a cada niño como el primer sonido cuando se le iniciaba en el alfabeto. Decimos que las letras son akshara o sea, eternas, sin cambio. El Om es el símbolo de Dios incambiable, supremo, eterno y universal, por lo cual era ésa la primera letra que se les enseñaba a los niños en la India. Ahora el Om ha sido reemplazado por el abc. El Om es el sonido del movimiento de las estrellas en el firmamento; es el sonido que se manifestó cuando el despertar de la Voluntad Creadora despertó a Nirakara, El principio sin atributos, a la actividad. De hecho, cada pequeña perturbación del equilibrio produce un sonido, no importa lo diminuto. El parpadeo produce un sonido, no importa lo tenue que sea, Hay sonidos infinitesimalmente leves que ningún oído puede captar. De este modo, pueden comprender que cuando se originaron los elementos y se inició la creación, se produjo el sonido Om. Ese sonido es el primigenio y fundamental Uno. Estando en el mundo dual, tratando de superar la dualidad, ustedes identifican a "El" con "ustedes" por medio de la repetición del Soham; cuando la conciencia de yo y El desaparece, lo que repiten es el Om, es decir, Soham menos Sath (El) y aham (yo)...

... El método más efectivo de cultivar el amor es practicar la recordación del nombre del Señor; o, mejor todavía, pasen su tiempo en la repetición del Om. El Om es el origen de la creación; es la fuente, el sostén y la fuerza. Es el aliento vital en cada ser. Del mismo modo que el aire insuflado en el fuelle de un armonio produce los siete sonidos, sa-ri-ga-ma-pa-dha-ni, así el Om está en la raíz de todos los sonidos en todos los mundos. Conozcan su significado y póngalo en práctica en la recitación.

En el Gita, el Señor aseguró que la persona que muere con el sonido Om en su último aliento está segura de ser liberada. Claro está, el simple recordatorio no sirve de nada. El sonido Om no ayudará si la mente está volando de un deseo a otro y llorando por la inminente salida del mundo y temblando ante el mundo por venir; así, ¿cómo puede ayudar el sonido sagrado? La gloria del Om debe ser aprehendida durante toda la vida si ha de estar en la mente en el momento de la salida.

Hay algunos que niegan a las mujeres el derecho de repetir el Pranava. Esto es sólo un prejuicio; no está establecido en los Shastras. Si las mujeres tienen derecho a la suprema sabiduría divina (por ejemplo, Yajnavalka se la enseñó a Maitreyi, su esposa) como lo probó la gran erudita Gargi en la corte de Janaka, ¿cómo se puede mantener el Om alejado de ellas?. El Pranava es Brahman: "La sola palabra Om es Brahman". Los Shastras fueron compuestos por personas que conocieron y experimentaron que ese Brahman único, simbolizado por el Pranava Om, está inherente en esta multiplicidad de la creación; personas que buscaban el progreso y la liberación de hombres y mujeres y de todo lo animado e inanimado en la creación. ¿Cómo pueden entonces tales santos excluir a las mujeres de este gran instrumento de conocimiento y realización? Krishna, también, no dice "cualquiera entre los hombres que pronuncien el Pranava en el momento de la muerte", etcétera. La palabra que él usa es "cualquiera", sin determinación alguna de sexo. El no dice "quienquiera que esté autorizado" o "quienquiera entre los que lo merezcan.

La clara intención del Señor es alentar a las mujeres tanto como a los hombres a que practiquen la adoración por medio del Pranava. Habrán visto que yo no desaliento a nadie de la adoración. Es el camino real hacia la victoria espiritual que todos tienen derecho a seguir.

página principal